Saturday, January 21, 2017

ILUSIÓN DE LA NADA

Cuantas veces te he besado
sin que tú no te des cuenta
y por las noches te he amado,
aun tu cuerpo no lo sienta.

Amarte es siempre mi premura
para tí, todo mi amor será ávido,
preciso, solemne y con ternura,
satisfecho de disfrutar lo vivido.

Ya no hay formas de poseerte
pues te he tenido de mil maneras,
en mis sueños al dejarte inerte,
y por las noches con mis quimeras.

Todos tus besos en mí son arraigos,
necesidades corpóreas silentes
que se tornan en mi cuerpo latentes
cuando en silencio siento tenerte.

Besar tu dulce boca cada noche
y hacer tus lindos besos, tan míos
hacen que los anhelos y el derroche
sean de la fuente el agua del regadío.

Contigo he vivido mis mejores días
tus besos han hecho en mí su jornada.
Y tus noches han construido las melodías
de un amor que es ilusión de la nada.



Saturday, January 14, 2017

SONETO-5

Salpicada de tus besos,
vive mi boca enamorada
y mi alma entusiasmada
busca tu amor en embelesos.

Ya nada queda en mis adentros,
pues de mi ser, todo lo tomaste
y mi alma con la tuya engalanaste
con éste dulce amor, tan nuestro.

En el acto, te sentiste tan mía,
que no te importó lo que hiciera
con tal de querernos en armonía.

los dos fuimos ganando altura
y nos amamos en derroche de ganas,
entregándonos al amor con locura.



Saturday, January 7, 2017

MI ÓRDAGO CELESTIAL

Cada segundo de mi vida
le pertenece a tu recuerdo,
a tu entorno u olor a gardenia
y a la distancia de tu cuerpo.

Todo el tiempo te dí mi amor
tus brazos fueron mis regocijos,
enamorado eterno del esplendor
de tus ojos ávidos en amasijos.

Me fuí adentrando en los quereres,.
jugué al amor en tus tiernos brazos
y fuiste la némesis de mis placeres
dándome el abrigo con tus regazos.

Mi amor se enriqueció del tuyo
y en cada beso se formó la pasión,
y fuimos de la rosa el lindo capullo
donde el amor reabrió mi corazón.

Hoy se refleja en mi alma la alegría
de estar contigo, amándote cada día,
y enamorados como locos en felonía
disputarle al mundo su santa homilía.

Y tú, cual ÓRDAGO celestial divino
vas trinando en mi alma, cual alondra.
Y mientras moldeas con el amor mi sino,
eres tan grande como tu dulce sombra.